Dicen que hay gente que nace con la torta bajo el brazo, evidentemente este arquero no corrió con esa suerte.