Al parecer, bebés y perros no sólo se divierten jugando juntos; también se comunican.