¿Me compro un carro, me voy de viaje o me meto a la Maestría?

Cuando empezamos a tener un poco de estabilidad económica y fruto de nuestras largas horas de trabajo un día nos damos cuenta de que tenemos un dinerito ahorrado y de que podemos darnos un gustito. Entonces, nos planteamos esta pregunta: ¿Me compro un carro, me voy de viaje o me meto a la Maestría?

Vemos a nuestro alrededor y hay compañeros que tienen el carro del año, compañeras que acaban de regresar de vacaciones de Asia y otra gente que se va temprano los viernes porque tiene clases en la Maestría. Todas esas personas se ven bien, se ven contentas y felices con lo que tienen, lo que hace que tomar esta decisión sea algo mucho más complicado para ti.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de hacer alguna de estas cosas? Porque, como en todo, habrá cosas buenas y habrá cosas malas siempre.

Si te compras un carro vas a estar a la moda, vas a ir súper cómoda(o) sin que nadie te moleste o te aplaste. Vas a llegar más temprano a tus citas de trabajo, a las fiestas y reuniones. Vas a gozar de un estatus diferente en tu círculo social porque tienes un carro y no cualquier carro. Podrás escuchar tu música favorita a todo volumen y no las charangas que luego pone el chofer de la micro. Tendrás la oportunidad de ir a más lugares porque ahora desplazarte no va a ser un problema. Podrás recoger a tus amigos y amigas e ir a “dar la vuelta” más seguido.

Si te compras un carro se va a devaluar en el primer instante en el que lo saques de la agencia. Tendrás que pagar tenencia, seguro, parking y hacerle los servicios cada que le toque. Si vives en una ciudad en donde el tráfico es un problema del día a día, seguramente perderás horas de tu vida en una avenida y te aburrirás como cangrejo. Posiblemente te van a tocar las marchas y los cierres de calles y glorietas y tal vez maldecirás no ir en el bus que acaba de pasar frente a ti. Te vas a endeudar algunos años para terminar de pagar el auto y te vas a privar de comprar otras cosas.

Carro
https://pixabay.com/en/plymouth-classic-car-automobile-796441/

Si te vas de viaje vas a conocer otro país y puede que hasta otro continente. Vas a ver cosas que sólo conocías de oídas o en películas. Vas a poder tomar miles de fotos que después te harán revivir esos momentos. Vas a probar nueva comida, conocer otro tipo de gente y empaparte de la cultura. Tendrás aventuras que hacer e historias que contar. Sin duda alguna será una experiencia inolvidable.

Si te vas de viaje vas a gastar muchísimo dinero tan solo en el boleto de avión. Llegando a tu destino te darás cuenta de que todo es carísimo. Vas a gastar en comprar recuerditos el primer día y luego te vas a dar cuenta de que casi te acabaste el dinero que tenías contemplado gastar en todo el viaje. La comida que tantas ganas tenías de probar te hará daño, al menos los primeros días, y vas a terminar en el McDonalds. Vas a caminar lo que nunca antes en tu vida. Perderás horas dando vueltas para encontrar el museo al que vas.

Globo Terraqueo

Si te metes a la Maestría vas a tener más conocimiento. Vas a salir de copas los sábados después de clases. Conocerás gente que sea más afín a ti. Tendrás largas horas de debate con tus compañeros(as) de clase mientras ven la final de la Champions en el Chili’s. Tendrás un ligero aumento en tu sueldo. Vas a poder enmarcar tu título cuando termines.

Si te pagas la Maestría vas a tener menos tiempo para todo porque ahora tendrás tarea y trabajos que entregar. Vas a pagar por un conocimiento que, tal vez, puedes encontrar en uno o varios libros de texto. Vas a estar cansado(a) todos los días porque no has descansado bien por todo lo que tienes que hacer. No vas a poder irte a Cuerna el fin de semana porque tienes clases. Te dirán que estas más capacitado(a) de lo que la empresa puede pagar y por eso no te pueden contratar.

Estudio

Entonces ¿qué demonios hacer? Si de todas formas hagas lo que hagas vas a tener cosas buenas y malas. La respuesta es: haz lo que más te llame la atención, total, cualquier opción que elijas te la vas a reprochar después. Disfruta y vive la vida al máximo que, igual y en una de esas, con el tiempo puedes hacer todo eso y más.