3 frases para decir desde el alma

Cuando te encuentras en una relación de pareja, hay varias etapas por la que la mayoría de las personas atraviesan durante su relación amorosa. Al principio, todas las relaciones son bonitas, los hombres son educados y atentos, las mujeres son sonrientes y risueñas, se dan detalles, se mandan mensajes; en otras palabras, todo es miel sobre hojuelas.

Luego de un tiempo las relaciones tienden a enfriase un poco si es que no se han sabido alimentar y los problemas empiezan poco a poco. Comienzan los disgustos porque él está cansado o ella de malas, porque ella quiere pizza y él quiere hamburguesa, porque él quiere quedarse en casa a ver el futbol y ella quiere ir al cine. Derivado de estos pequeños problemas que, a la larga se pueden hacer inmensos e irreparables, los detalles que antes tenían el uno con la otra y viceversa ya no están, se han ido. La magia poco a poco empieza a esfumarse y con ella el amor.

Alguna de las personas involucradas en la relación empieza a buscar nuevas aventuras, formas de sentirse mejor. Es cuando las infidelidades entran en juego, aunque en muchos otros casos se decide cortar por lo sano. No importa en que etapa de tu relación estés, procura que cuando digas estas frases sean desde lo más profundo de tu corazón.

Te Amo

1. Te amo

Decir te amo puede ser más fácil de lo que parece; sin embargo, siempre es importante que cuando digas esas dos palabras las digas porque en realidad sientes un amor profundo por alguien más. Es cierto que cuando las relaciones terminan a veces hay reproches porque te echan en cara el haber dicho te amo, pero no te sientas mal, ten presente que cuando tú pronunciaste esas palabras fueron porque las sentías y que ahora tus sentimientos han cambiado y eso es totalmente válido. Lo que no está bien es decir te amo por compromiso o sin sentirlo porque eso sería estar traicionando el sentimiento más puro que pudiera existir: el amor.

2. Perdóname, sé que hice mal

Hay personas a las que les cuesta mucho trabajo aceptar que se equivocaron y más aun, ofrecer una disculpa por ello. No obstante, cuando sientas ganas de decir “perdóname, sé que hice mal” sólo dilo, trágate tu orgullo porque si no lo haces puedes lamentártelo el resto de tu vida. Tampoco se trata de que andes por la vida haciéndole daño a tu pareja y luego creas que con un “lo siento o perdóname” todo se arregla, no. De lo que se trata es de que aceptes que te has equivocado y por el bien de tu relación aceptes tu error y digas perdón.

3. Quédate, volvamos a intentarlo

Es verdad que existen todo tipo de relaciones, pero si en algo podrían coincidir, la gran mayoría, es que después de algunos alti-bajos puede llegar el punto en el que ella o él quieran rendirse y decidir no luchar más por la relación. Si algún día experimentas este tipo de situación y te das cuenta de que amas a la persona y que quizá otra oportunidad pueda ser lo que necesiten, no dudes en decirle a tu pareja que se quede y que vuelvan a intentarlo. Ten en cuenta que esto puede hacer la diferencia entre seguir junto al amor de tu vida o perderla(o) para siempre. Nunca es tarde para hablar desde lo más profundo de tu corazón, inténtalo y si no funciona no te preocupes, hiciste lo que estuvo en tus manos.

Quédate, lo intentamos de nuevo